- reset +
Spanish Basque Catalan English French Galician German Italian

VIAS ROMANAS

 

Para la construcción de una vía, los romanos abrían dos trincheras paralelas, excavando el espacio intercalado entre éstas. Posteriormente dicho espacio era recubierto con un primer nivel de piedras grandes mezcladas con tierra y arena (STRATUMEN), una segunda capa de guijarros unidos con argamasa (RUDUS), seguida de una capa de arena (NUCLEUS), y finalmente, el empedrado (PAVIMENTVM o SUMMA COSTRA). Éste estaba abombado en el centro, permitiendo así la evacuación del agua en caso de lluvia, hacia los laterales de la vía.

 

 

romans_road     On_the_Old_Roman_Road
       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para favorecer el descanso de los viajeros, los romanos desarrollaron diversos tipos de establecimientos: las mutationes, destinadas únicamente al descanso, avituallamiento y cambio de caballos, las tabernae, cauponae y las mansio. Éstas últimas eran lugares de descanso, controlados por la Administración romana, mucho más confortables con otros servicios, como los baños termales y para cuya estancia era requerida un salvoconducto oficial.

Para conocer y medir las distancias, desarrollaron unos hitos de piedra de forma cilíndrica conocidos como miliarios. Además de la propia señalización viaria, contenían otra serie de informaciones como la época de construcción, el nombre del emperador o las reparaciones realizadas en la vía. Se colocaban cada 1.480m., que era la longitud correspondiente a una milla romana.

En una típica jornada se podía cubrir una distancia de 16 millas (24 Km.). Gracias al "Itinerarium Hierosolymitanum or Burdigalense" podemos conocer que en el camino recorrido por un peregrino aquitano en el año 333 d.C., bajo el reinado del emperador Constantino, desde Burdigala (Burdeos) hasta Jerusalén, atravesando los Alpes, Mediolanum (Milán), o los actuales estados de Serbia y Turquía, se contaban no menos de 458 posadas así como 240 mansios, en un trayecto de 5,909 millas (8.745 Km.).

Las principales fuentes conocidas para interpretar las calzadas romanas son el Itinerario de Antonino, la Tabula Peutingeriana, los Vasos de Vicarello, o la Cosmografía de Rávena.

ITINERARIO DE ANTONINO.- Fue redactado en la época del emperador Caracalla (196-217 d.C.). Contaba con la descripción de 317 vías terrestres a lo largo y ancho del Imperio romano, de las cuales 34 recorrían Hispania.

 

TABULA PEUTINGERIANA.- Mapa de carreteras del Imperio Romano se cree que pertenecientes al siglo IV d.C. La copia, que se conserva en la Biblioteca Nacional de Viena, fue realizada en época medieval por un monje llamado Colmar. Debe su nombre al humanista alemán Konrad Peutinger. Este rollo de pergamino, de 6,75m. de largo, consta de 12 hojas, de las cuales no se conserva la primera, en la que estaba representada Hispania y Britannia. En él están representadas las calzadas como líneas paralelas, con los nombres de las mansiones y las distancias, en millas, entre ellas.

tabulapeutingeriana

 

El historiador holandés René Voorburg, tomando como referencia la Tabula Peutingeriana, ha creado "la Guia Michelín de los romanos" Civis Romanus Sum. La web Omnes viae (www.omnesviae.org) nos permite visitar más de 2.760 destinos y poder planificar un viaje al uso de los antiguos romanos...


_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
 

 

Vota este articulo

(2 votos, media 5.00 de 5)