- reset +
Spanish Basque Catalan English French Galician German Italian

RUTA CELTIBERICA

 

RUTA CELTIBERICA  


La
Ruta Celtibérica nace como proyecto definitivo en el año 2008, impulsada por el Centro de Estudios Celtibéricos de Segeda y el Ayuntamiento de Calatayud, a partir de una propuesta  del catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza, Francisco Burillo.

 

El próximo objetivo de la Ruta Celtibérica es su reconocimiento como Ruta Cultural Europea, otorgado por el Consejo de Europa, a semejanza de otras ya existentes, como la de Los Celtas (1990), los Itinerarios Europeos del Patrimonio de las Migraciones (2004) o la Ruta del Hierro de los Pirineos (2005). En España cuentan actualmente con esta distinción cuatro itinerarios: el Camino de Santiago (1987), el Legado de Al-Andalus (1997), las Rutas de los Sefardíes (2002) y la Ruta de Don Quijote (2007).

La Celtiberia abarca un espacio de 61.643 kilómetros cuadrados, entre las comunidades autónomas de Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, La Rioja y Navarra. Este territorio histórico fue primeramente mencionado por Tito Livio, en relación con los sucesos del 218 a.C., y plenamente identificado y delimitado por los autores romanos del Alto Imperio, como Plinio, Estrabón o Ptolomeo, asentado en el Sistema Ibérico Central y su reborde montañoso con las cuencas del Ebro, Duero y Tajo.

La Celtiberia estaba habitada por cuatro pueblos (cinco según algunos autores): arévacos, lusones, tittos y bellos (y pelendones). La organización social de los celtíberos se basaba en tribus y clanes. Su economía era fundamentalmente ganadera, siendo la lana de sus cabras y ovejas de gran valor: con ella se fabricaba el sagum, vestimenta de color pardo o negro con mangas y capucha, idónea para protegerse del frío invernal y muy apreciada y demandada por los romanos. Uno de las cualidades más destacadas de los celtíberos era su extraordinaria capacidad para la fundición y forja del hierro, materializada en su temida espada, la gladius hispaniensis, adoptada por su gran fortaleza y agilidad por las legiones romanas.

ARAGÓN

Provincia de Zaragoza: Tarazona (Turiaso), Fréscano, Borja, Vera de Moncayo (Turiazu), Zaragoza (Museo de Zaragoza), Botorrita (Contrebia Belaisca), Muel (dique romano), Monreal de Ariza (Arcóbriga), Calatayud (Bílbilis), Mara (Segeda I), Durón de Belmonte de Gracián (Segeda II), El Poyo de Mara (Segeda Nova), La Laguna de Gallocanta (poblados celtibéricos), Berrueco (poblado de El Castellar).

Provincia de Teruel. Caminreal (La Caridad), Sierra Menera (conjunto metalúrgico), Ojos Negros (C.I. Minería y Metalurgia en Sierra Menera), Teruel (poblado Alto Chacón, Peñalba de Villastar).

CASTILLA Y LEÓN

Provincia de Burgos: Peñalba de Castro (Clunia Sulpicia).

Provincia de Soria: Garray (Numancia), Burgo de Osma (Uxama), Montejo de Tiermes (Tiermes), Soria (museo), Medinaceli (aula).

CASTILLA - LA MANCHA

La ruta de la Celtiberia en la provincia de Cuenca viene marcada por las ciudades que experimentaron un marcado desarrollo en época romana, como Ercavica (Cañaveruelas), Segobriga (Saelices) o Valeria (Las Valeras). El boom de la Celtiberia conquense en dicho período vino muy influenciado por la explotación del distrito minero del lapis specularis, mineral del yeso muy demandado para el acristalamiento y cierre de ventanales, que cuenta con un extraordinario ejemplo en la mina de "La Mora Encantada", en Torrejoncillo del Rey. Otra destacada explotación minera, aunque en este caso del mineral del hierro, es la mina de Cueva del Hierro, en la Sierra Alta de Cuenca, a 80 Km. de la capital. Ésta será el último punto de la ruta en esta provincia castellano-manchega, donde se puede visitar su Museo Arqueológico, donde se exhiben piezas celtíberas y romanas procedentes de toda la provincia. 

En la provincia de Guadalajara se encuentran siete yacimientos arqueológicos de época celtíbera que se incluirán en esta ruta. Tres de estos poblados celtíberos han sido declarados BIC en el 2012: el de Castilviejo, en Cubillas del Pinar-Sigüenza, que se abrirá al público en el 2014; Peña Moñuz, en Olmeda de Cobeta; y el Castro de los Rodiles, en Cubillejo de la Sierra. Otros lugares de la ruta son el poblado de El Palomar, en Aragoncillo; el Castro de El Ceremeño, en Herrería, y el Prao de los Judíos en Molina de Aragón, estos dos últimos son los únicos que de momento son visitables en esta provincia manchega.

LAPIS SPECULARIS segobriga 
   "La Mora Encantada". Mina romana de lapis specularis      Saelices. Anfiteatro romano de SegobrigA (foto: Petezin)

 

LA RIOJA

En Aguilar de Río Alhama se encuentra la fortaleza celtibérica de Contrebia Leucade, una de las mejor conservadas de la Península Ibérica. Según nos relatan los autores clásicos, como Plinio en su libro XCI, la ciudad fue tomada tras un largo asedio por las tropas de Sertorio en el 77 a.C.

contrebia  contrebia2
          Contrebia Leucade (foto: La Rioja Turismo)           Contrebia Leucade (foto: Territorio Iberkeltia)

 

NAVARRA

El Museo de Castejón, en la zona de la Ribera, cuenta con una sala de arqueología dedicada al yacimiento más completo y destacado de la época celtibérica en Navarra. En el mismo se recrean la necrópolis celtibérica de "El Castillo" y el asentamiento romano del Montecillo, visibles ambos desde la terraza del edificio museístico. La Comunidad Foral de Navarra cuenta con otros importantes yacimientos de época celtibérica, como son los del poblado del Alto de la Cruz de Cortes de Navarra, la Custodia de Viana -identificada con la ceca de Uarakos-,o la necrópolis de la Torraza en Valtierra, aunque todos estos lugares aún no han sido integrados en la Ruta Celtibérica. 

castejon castejon2 
   Castejón. Museo - Necrópolis celtibérica             Castejón. Museo - Necrópolis de "El Castillo"

 


_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

Vota este articulo

(1 voto, media 5.00 de 5)